El otro día estuve con mi amigo Luis. Tiene 41 años, soltero y no tiene hijos. Trabaja 50 horas semanales en una empresa de consultoría y es muy feliz.
Él y yo sólo coincidimos en la edad y en que ambos somos felices. Por eso somos amigos, claro.

Yo le comentaba que, a lo largo de nuestra vida, queremos diferentes tipos de trabajo, en función de nuestras prioridades.

Y yo era/soy el vivo ejemplo:

- Al acabar la carrera, buscaba un trabajo donde pudiera aprender muchas cosas, ascender y ganar todo el dinero posible dedicando la horas que hicieran falta.

- Cuando comencé con mi pareja y tuvimos dos niñas, lo que priorizaba (y aún lo hago) es el tiempo “fuera” del trabajo, donde podía pasar tiempo con mi familia. Si es teletrabajo con flexibilidad horaria, mejor que mejor.
A veces uno no lo encuentra y tiene que montar su propia empresa a su gusto 😉.

- En el momento en que ya conseguí el hito anterior, comencé un proceso de reinvención, de búsqueda de nuevos retos, de nuevos nichos de mercado. Sin perder la flexibilidad y la libertad, era necesario retomar esa adrenalina y ambición sin la cual la vida no tiene sentido.

Si no reconocemos claramente la etapa en la que estamos, es imposible disfrutar de una vida plena, tanto personal como profesionalmente.

¿Y tú dónde estás?

🚀 Transformando mentes para transformar el futuro. 📊 Emprendimiento en #FP. 💰 Educación financiera en el aula. 📈 Marketing y Ventas.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store